¿Magia?

Hola!! Hoy paso por aquí para enseñarte el antes y el después de una foto muy especial para mí. Especial por dos cosas: la primera porque me encanta el resultado y la segunda por las personas que aparecen en ella y las que me ayudaron a crear la imagen.

Max acababa de cumplir 2 años y sus papás me pidieron una sesión de fotos con  sus abuelos, iba a ser el regalo de navidad para ellos. Max es un muñeco que no para de corretear y brincar, así que desde el momento que planifiqué la sesión sabía que, como otras muchas veces, íbamos a jugar y no a trabajar, es lo que más me gusta de trabajar con niños 🙂

Fue un poco complicado al principio porque Max es 50% español y 50% alemán, por ello yo no compartía idioma con sus abuelos de Alemania. Pero para eso teníamos allí a Fra, mamá de Max, que estuvo todo el tiempo traduciendo para crear imágenes tan inolvidables como esta.

Cuando le entregué la sesión a Fra, los abuelos ya estaban de vuelta en Hamburgo, por eso no pude ver sus caras al ver las fotos. Fra se encargó de retransmitirme la reacción con detalle: “Ana, mi madre ha llorado al ver las fotos”.

¿Te imaginas cómo me sentí?…Faltó poco para que yo llorara también. De veras te aseguro que crear emociones en los demás a través de mi trabajo es algo que no puedo describir con palabras.

Bueno, vamos a lo que vamos, aquí te presento el pequeño truco. No lanzamos a Max por los aires (algo que estoy segura no le habría importado lo más mínimo), tampoco está subido a ninguna silla ni a ninguna mesa. Max está más seguro que todo eso, ¡está en los brazos de su papá!

bebe ronda ana almagro

Después un poco de edición y… voila!

bebe ronda ana almagro

¿Quieres ver más fotos de esta sesión? Están todas aquí.

Nos vemos pronto 🙂

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *